Inicio Curiosidades ¿Qué ocultan las videntes y los servicios del tarot?

¿Qué ocultan las videntes y los servicios del tarot?

noticias tarot

El tarot y la videncia han sido desde siempre disciplinas puestas en duda y tachadas de estafa.

No se puede negar que en la profesión se esconden muchos oportunistas que únicamente quieren hacer dinero y negocio a costa de los problemas o las ilusiones de las personas que acuden a sus consultas, jugado con ellos y haciéndoles creer falsas esperanzas.

A esta práctica fraudulenta se le suma otra que es igualmente peligrosa, la abundancia de servicios de tarot que han demostrado no ser fiables pero que tienen como gancho precios bajos que atraen a muchos clientes.

A pesar de campañas constantes por desacreditar esta profesión, son muchas personas las que siguen confiando en esta forma de conocimiento, de ahí que los verdaderos profesionales de la videncia y el tarot intenten recuperar el buen nombre de su disciplina mediante servicios bien remunerados pero donde se garantice la profesionalidad.

¿Por qué existen tarotistas y videntes que ofrecen precios tan bajos?

Una de las razones que explica el descrédito de los servicios de videncia y tarot es que esta disciplina también se ha visto afectada por la globalización y el mundo tan hiperconectado en el que vivimos.

Muchos de los servicios de tarot que están presentes en internet a modo de tarot o videncia online son gabinetes que atienden consultan desde Sudamérica, ofreciendo precios sensiblemente más bajos que los mismos profesionales podrían ofrecer en España.

Si a esto unimos que en la profesión existe mucho intrusismo y mucho profesional que mediante su práctica del oficio lo que hace es desprestigiar la profesión, la situación a la que se enfrentan muchos profesionales en España es que el tarot y la videncia tienen una imagen un tanto perjudicial en el gran público.

Por estas razones, muchas tarotistas y videntes en nuestro país advierten de que no todos los servicios de videncia, especialmente los que se ofrece a través de internet, son fiables. Desde el sector aconsejan que en caso de acudir a un servicio de videncia se haga a profesionales formados y cualificados, que tengan experiencia y que no tengan como gancho los precios bajos, sino un trato personalizado y profundo de cada situación a analizar.

Ese es el caso de Lucía Prados, una profesional que lleva años en el oficio y que garantiza un servicio personalizado al cliente, alejado de esta moda mercantilista que tanto daño le hace al sector.

En caso de acudir a tarotistas o videntes es recomendable optar por un Tarot Teléfonico Bueno y Fiable, y alejarse de esos servicios online de dudoso prestigio, pues tras ellos lo único que se esconde es una pretensión de ganar dinero a costa de las dudas o las preocupaciones de los clientes.

¿Cuáles son las características de un buen vidente?

Los o las videntes buenas son aquellos profesionales que son honestos y se muestran claros y sinceros desde el principio, ofrecen un trato acogedor y sincero, y no utilizan precios bajos como gancho para atraer a clientes.

Esto no significa que sus tarifas sean excesivas, únicamente se ajustan al mercado y a su experiencia. La cercanía y la buena conexión entre vidente y cliente es necesaria, pues las respuestas no proceden únicamente de las cartas, sino en la capacidad del profesional de ver más allá de la mirada de su cliente.

Cuando una vidente ofrece sus pronósticos no está hablando de un futuro que va a ocurrir de manera irremediable, sino que lo que hace es mostrar una especie de guía o agenda que el cliente puede seguir o no. Lo que se busca mediante el tarot es que la persona que lo consulta sea capaz de anticiparse en el futuro a los problemas que vendrán y a tomar decisiones de manera correcta. Sea cual sea la predicción del vidente, el cliente abandona el servicio con la satisfacción de saber cómo encarar el futuro.

Esto no es posible sin alcanzar una conexión entre tarotista y cliente, de modo que lo que se debe conseguir son servicios basados en la confianza y la cercanía, algo que no es posible mediante los gabinetes del tarot, que obligan a los clientes a mantenerse largo tiempo a la espera y al propio vidente a ofrecer servicios muy impersonales con sus clientes.

Digital de León / Noticias Tarot