Inicio Curiosidades Consejos para el cuidado de los encinos rojos y encinos siempre verde

Consejos para el cuidado de los encinos rojos y encinos siempre verde

La familia de los encinos está conformada por cientos de especies. Como árbol de paisajismo, ofrece gran sombra y muchos tienen un precioso color de otoño. Los encinos pueden vivir más de 200 años y proporcionan cientos de beneficios que incluyen madera y alimentos para la vida silvestre. Si quieres plantar el Encino Siempre Verde o el Encino Rojo en tu jardín o terreno, aquí tienes a uno de los mejores Viveros en Monterrey, https://viverolosencinos.com/, con muchos años de experiencia en la industria y gran conocimiento sobre los encinos.

Encino siempre verde

Es uno de los árboles de moda hoy en día, apreciado por su follaje de hoja verde y gran envergadura. Es una especie que prácticamente no requiere cuidado alguno, cuando está correctamente sembrado. Para que esto suceda, debes garantizar el mejor ambiente de siembra y el riego regular durante el primer año. El encino siempre verde no necesita ser podado, pero ayuda el hecho de eliminar las ramas muertas regularmente.

El árbol se adapta muy bien a la poda, por lo que puedes darle la forma que desees. Debido a que tiene una silueta muy bonita, trata de mantenerla mientras podas. El proceso de poda debe realizarse a final del invierno o el otoño, nunca podes durante el congelamiento o incluso si esperas nieve en los días siguientes. De igual forma, nunca podes en verano cuando las temperaturas son altas.

Planta el encino siempre verde en un lugar aislado, no muy cerca de la casa debido a que el árbol puede crecer bastante cuando está completamente maduro.

Recuerda que necesita de constante luz solar para que se desarrolle bien. Es una especie ideal para jardines junto al mar, ya que puede soportar bien el rocío de mar. Aunque el crecimiento del encimo siempre verde se considera lento, puede acelerarse si se siembra de la manera adecuada y se riega con frecuencia.

Encino rojo

Este árbol crece más rápido que la mayoría de los encinos. Los árboles urbanos maduros crecen de 20 a 25 metros de altura, mientras que los árboles rurales pueden crecer aún más. Tienen hojas rojizas brillantes en el verano, seguidos por un brillante follaje de otoño rojo. La corteza de los árboles jóvenes es lisa y de color plateado. A medida que el árbol envejece, la corteza desarrolla crestas y se oscurece.

Si estás buscando un árbol de bajo mantenimiento y longevidad, el encino rojo es definitivamente uno a considerar. Estos árboles toleran la mayoría de los tipos de suelo, siempre que drene bien. Los árboles crecen mejor en suelos húmedos. Si el pH del suelo es superior a 7.5, las hojas pueden amarillear debido a una deficiencia de hierro. Este problema es difícil de tratar y puede causar una disminución lenta de la salud del árbol.

Planta encinos rojos a pleno sol y proporciona mucho espacio para que se conviertan en grandes árboles paisajísticos. Riega regularmente la primera temporada cuando las raíces se establezcan. Los árboles más viejos no necesitarán riego suplementario, excepto en condiciones de escasas lluvias o sequía prolongada.

Tips para comprar en un vivero

Si eres aficionado a la plantación, lee estos consejos para comprar plantas en un vivero. Cuando visitas tu vivero local, ¿puedes distinguir entre plantas sanas y las que pueden tener problemas potenciales? Inicialmente, es importante que busques plantas con follaje saludable. Las hojas de una planta a menudo son un buen espejo de su salud. Evita las plantas cuyas hojas son marrones o amarillentas.

Intenta no comprar las plantas que lleven mucho tiempo en el vivero. Idealmente, los viveros están destinados a ser áreas temporales de mantenimiento de las plantas hasta que sean compradas. Sin embargo, a veces las plantas que no se compran rápidamente pueden permanecer durante semanas, meses o incluso más tiempo en sus contenedores y puede que no estén en las mejores condiciones.

Deberías solo enfocarte en las plantas que crecen en contenedores de menor tamaño. Lo creas o no, más grande no siempre es mejor cuando se trata de plantas. A menudo, es mejor comprar la planta de menor tamaño. La razón de esto es que las plantas más pequeñas son más jóvenes y les resulta más fácil lidiar con el shock asociado con el trasplante. Adquirir plantas de productores locales evita este problema debido a que ya están adaptadas a su clima local.

Digital de León