Desde que llegase la crisis, muchas personas que habían sido, tradicionalmente, trabajadoras, se dedicaron a montar sus propios negocios. Algunos de esos pequeños autónomos prosperaron y se convirtieron en PYMEs… ¡Sin saber nada al respecto! Hoy, hablamos de cómo la contabilidad puede ayudar a esas PYMEs a mejorar.

¿Qué es la contabilidad?

La contabilidad es una ciencia (o, al menos, una rama del conocimiento) que se dedica a cuantificar, medir y analizar las operaciones económicas de las organizaciones, con el objetivo de que éstas sean más fáciles de dirigir y controlar.

Se hace llevando a cabo registros sistemáticos y ordenados de la información relevante para las partes interesadas, las cuales, generalmente, son las transacciones, los cambios internos y otros sucesos que afectan económicamente a la organización.

En general, esta sería una primera aproximación básica a lo que es la contabilidad. Aunque, si quieres más información, aquí tienes una web para aprender contabilidad básica rápido y fácil. Y es que, como verás, aprender contabilidad es muy importante (si tienes una empresa o un pequeño negocio).

La contabilidad se divide en la teoría contable, que es el conjunto de reglas, principios, técnicas y procedimientos, y el proceso contable, que es el conjunto de pasos para lograr las metas de la organización, tales como la sistematización, la valuación, el procesamiento, la evaluación, etc.

Durante mucho tiempo, el papel del contable (la persona especializada en contabilidad) fue de vital importancia, porque era lo que permitía que una empresa (u otro tipo de organización) pudiese funcionar de forma óptima.

Sin embargo, como veremos en el último apartado, esto ha cambiado bastante en los últimos tiempos, puesto que ahora existen programas informáticos que replican el trabajo del contable de una forma mucho más ajustada a las necesidades de la empresa, y a un coste menor (y con menos errores).

¿Es un problema la contabilidad para nuestras PYMES?

Pues, la verdad, sí, lo es. La contabilidad es una de las áreas menos desarrollada en las PYMEs, por la sencilla razón de que es una ciencia (sí, se le puede considerar ciencia) que necesita conocimientos en profundidad.

Y, claro, cuando alguien monta un negocio, es experto en su negocio, no en otras cosas. Del mismo modo que una empresa puede hacer muy bien su trabajo (digamos, producir quesos), pero puede tener mucho que mejorar en su marketing, lo mismo sucede con la contabilidad.

Es por ello que es conveniente que las PYMEs contraten a un contable o que, al menos, la persona encargada de la misma conozca lo básico de este tema, para poder ahorrar costes, aumentar beneficios y llevar bien las cuentas de la empresa.

Ahora, ¿cómo aprender? Porque no es fácil. Como decimos, es una especialización para la que muchas personas se pasan años estudiando y practicando, así que no es tan fácil como apuntar números en una hoja de Excel.

Por suerte, internet siempre está ahí para echarnos una mano. Por ejemplo, puedes aprender ejercicios de contabilidad básica a través de la web del enlace, donde podrás encontrar ejercicios de contabilidad resueltos para aprender y poder mejorar la gestión de tu negocio.

Los programas de contabilidad, una gran ayuda

Por último, hay que hablar de los programas de contabilidad, que, sin duda, son una gran ayuda para las PYMES, y quehan surgido en los últimos tiempos con unos resultados de lo más interesantes.

Estos programas suelen resolver la mayor parte de los problemas a los que se enfrenta una empresa en temas de contabilidad, y, además, lo hace de una forma simplificada, en la que el propietario de la empresa solo tiene que introducir datos básicos para que todo esté organizado.

Después, la propia herramienta presenta la información mediante gráficos fácilmente comprensibles, y, si es lo suficientemente buena, es capaz de detectar problemas y oportunidades de mejora en la forma de llevar el negocio.

Son, pues, una herramienta que facilita el trabajo a los dueños de empresas, que pueden prescindir tanto de aprender contabilidad (aunque siempre viene bien conocer lo básico), como de la necesidad de contratar a un contable.

Y, además, con precios razonablemente bajos, porque, una vez desarrollado el programa, apenas tiene costes para la persona que lo ofrece, por lo que su precio de cara al consumidor (es decir, el propietario de la PYME) puede ser muy reducido.

Y es por ello que, en los últimos tiempos, estas herramientas han crecido espectacularmente, tanto en cantidad de opciones disponibles en el mercado, como en cantidad de usuarios utilizándolas.

Como puedes ver, las PYMES necesitan un buen uso de la contabilidad, porque, de lo contrario, pueden perder dinero. Una correcta gestión de la contabilidad conduce a que los gastos y los beneficios estén más claros y, por tanto, puedan optimizarse… ¡Lo cual es imprescindible en cualquier empresa!

Digital de León