Inicio Curiosidades La felicidad de tu boda para hoy y para siempre

La felicidad de tu boda para hoy y para siempre

La felicidad aumenta la esperanza de vida, es decir, que para vivir mucho tiempo solo tenemos que acumular momentos radiantes, alegres, divertidos, inolvidables y siempre positivos. Además, debemos saber acumularlos en la memoria para sentir todo o en parte lo que sentimos al vivirlo y extender esa felicidad por el tiempo.

Los grandes momentos, esos que son pura adrenalina de felicidad y que se viven una vez en la vida, son los que con más motivos que ninguno deben ser fotografiados con calidad, por nosotros mismos que vivimos ese momento en compañía y sabemos captarlo, o por los verdaderos profesionales de la fotografía, los que se ponen en tu piel y consiguen captar la intensidad del instante.

La elección de un fotógrafo que sepa captar la esencia de lo que ocurre para que el momento no envejezca en nuestros recuerdos, se hace especialmente importante cuando se trata de un evento tan especial como es nuestra propia boda.

Pocos momentos son comparables en felicidad al que vivimos cuando nos comprometemos a una relación matrimonial de por vida. Salvo la llegada de un hijo, la intensidad y alegría de una celebración nupcial no tiene comparación, y en las manos de un fotógrafo para bodas se deposita la confianza para que este evento tan importante quede por siempre reflejado en unas buenas fotografías.

Si lo que necesitas es un buen experto en fotografía en Alicante, que sea capaz de cumplir con todas esas exigencias que se requieren para una fotografía de boda original, estás de suerte. Detrás del enlace que acabamos de referenciar, tienes la web del fotógrafo especializado en boda, documental e infantil, Joan Miquel Gavilá; entra y comprueba la enorme calidad y verdad que transmiten sus fotografías, y sabrás con total seguridad que has encontrado al fotógrafo perfecto para tu boda.

Condiciones para contratar a un fotógrafo de bodas

Una vez que has reconocido el fotógrafo para tu boda que aporte esa mirada tierna, amable y sincera, con el toque de originalidad necesario para que sean totalmente distintas a las que todos estamos acostumbrados y que resultan en general aburridas y sin personalidad, es el momento de apreciar otros factores también muy importantes para que todo lo relacionado con la fotografía que quieres para tu boda quede a tu medida.

En primer lugar, y aunque con Joan Miquel esta parte la tenéis cubierta sobradamente, debéis concretar el estilo de fotografías que queréis; si lo preferís más creativo o más tradicional, naturales, espontáneas o si lo dejáis en manos del propio fotógrafo, que en el caso del referenciado será la mejor apuesta, darle completa libertad creativa es lo más aconsejable para un artista profesional de su nivel.

La duración de su trabajo presencial, es decir, habrá que acordar si cubrirá todo el día, desde los preparativos en las casas de los respectivos contrayentes hasta el baile de boda, o también si se incluirá parte de la fiesta o la totalidad de ella. También es cada vez más común incluir sesiones de fotografías de preboda y postboda para que pueda transmitirse realmente a través de las fotografías los nervios previos y la satisfacción posterior.

También es importante concretar la cantidad de imágenes, aunque la media de fotos son las 500 para cualquier fotógrafo que se precie, no son pocos los que ofrecen menos de trescientas, fotos que se presentan si tratar, como muestra de lo que ocurrió y servirá para darnos una imagen fiel de cómo se lo pasaron tanto los novios como los invitados.

Otra cosa es el tratamiento de las fotografías, habría que concretar cuántas se procesarán y retocarán para destinarlas al álbum de bodas o a enmarcaciones. Todo lo tratado debe reflejarse en un presupuesto claro y conciso. Lo más común es que seáis vosotros los que decidáis qué dinero tenéis destinado a esta parte de la celebración, siendo el fotógrafo quien se deberá ajustar a este presupuesto. En él podéis añadir los diferentes soportes donde irán las fotografías, CD o pendrive, un álbum de fotos con las fotografías impresas o fotos en papel fotográfico, etc.

Un consejo que tiene su eco en el resultado de las fotos, sobre todo en las más íntimas, es decir,  en las preparatorias, en las de preboda y postboda, es que en la medida de lo posible establezcáis una relación personal y amistosa con el fotógrafo.De este modo el profesional entenderá mejor el espíritu y personalidad de la pareja y podrá captar mejor la esencia del momento, igualmente ambos conyugues se sentirán más relajados en su presencia, por lo que su actitud ante la cámara será más real y sincera, factores de gran importancia para el resultado final.

Digital de León