Inicio Curiosidades Cuáles son los beneficios de las clínicas oftalmológicas

Cuáles son los beneficios de las clínicas oftalmológicas

Los problemas con la visión se han convertido en un problema común al que no se presta la atención necesaria. Según el Libro Blanco de la Visión en España, 25 millones de personas utilizan gafas o lentes de contacto, lo que representa casi mitad de la población. Pero la cifra real de personas con deficiencias visuales puede ser mucho mayor, si tenemos en cuenta que solo un 40% de la población se somete regularmente a revisiones oftalmológicas.

A estas cifras habría que añadir las personas con ceguera total, que se acercana las 60.000, y aquellas cuyo tratamiento no requiere el uso de lentes, como pueden ser los pacientes con retinopatías o glaucoma. El panorama, pues, es preocupante y puede ir a más si no se adoptan las medidas necesarias. El problema es especialmente delicado entre la población infantil; los problemas de visión no diagnosticados pueden afectar al aprendizaje y conducir a fracaso escolar.

Ventajas de acudir al oftalmólogo

Como en todos los conflictos de salud, el principio fundamental es la prevención. Aunque algunas patologías aparecen sin previo aviso, la detección precoz es importantísima y puede servir para evitar males mayores.

La clínica oftalmológica Novovisión, http://www.clinicasnovovision.com/ que obtuvo el premio Nacional de Cirugía Refractiva en 2016, es especialista en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la visión. El centro es líder internacional en el desarrollo de cirugía láser para el tratamiento de la miopía, la presbicia, las cataratas, la hipermetropía y el astigmatismo. Cuenta con 9 unidades médicas y da respuesta a todas las necesidades visuales de la población en las distintas etapas de la vida.

Las principales ventajas de acudir a un especialista son:

  • Detección precoz de alteraciones visuales y enfermedades de los ojos
  • Tratamiento efectivo de las patologías
  • Profesionalidad
  • Trato personalizado
  • Garantía
  • Posibilidad de financiación a medida

Patologías más frecuentes

Las dificultades de visión de la población varían en función de la edad. Aunque algunas patologías coinciden en todos los grupos de edad, otras tienen características particulares que se asocian a las distintas etapas vitales.

Niños pequeños

En las primeras de la vida, los trastorno oculares pueden ser difíciles de detectar. Por eso es fundamental la visita al oftlamólogo a partir de los dos años. Las principales complicaciones pueden ser:

  • Ojo vago (ampliopía)

En ocasiones, los ojos de los niños pequeños no se desarrollan de igual forma y uno domina en respecto al otro. Para corregir ese ojo vago y forzar su desarrollo, los oftalmólogos proceden a tapar el ojo “bueno” mediante un parche. De esa manera el ojo gandul, empieza poco a poco a trabajar hasta alcanzar su plena capacidad visual.

  • Estrabismo

En circunstancias normales, los ejes visuales de la mirada se encuentran alineados y existe un paralelismo entre los dos ojos. Cuando uno o los dos ojos se desvían de ese eje nos encontramos con un caso de estrabismo. Es muy importante detectar esta patología a temprana edad. No se trata tan solo de una cuestión estética; la desviación puede provocar una falta de percepción de profundidad.

El estrabismo puede aparecer en niños menores de seis meses (estrabismo congénito) y en etapas posteriores de la vida. También pueden darse casos de estrabismo ocasional, producidos por situaciones de cansancio o estrés.

Para abordar y solucionar el estrabismo el especialista ha de realizar un estudio oftalmológico y determinar las causas. Cada caso requerirá un tratamiento diferenciado. La solución suele ser quirúrgica, aunque algunos casos se resuelven simplemente con el uso de lentes.

  • Miopía, hipermetropía y astigmatismo

Estas tres patologías, que impiden la visión correcta de los objetos a determinadas distancias, también pueden detectarse en la época de la infancia. Si no se abordan a tiempo, estos defectos refractivos pueden perjudicar a los niños en etapa escolar. Se calcula que entre un 15 y un 30% de los casos de fracaso escolar tiene una relación directa con problemas visuales.

Otros problemas que pueden afectar a los más pequeños son la catarata congénita o el exceso de lagrimeo.

Adultos y tercera edad

Los problemas refractivos afectan a todas las edades y representan una de las principales causas de incapacidad visual. Hablamos de la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo o la presbicia y tienen que ver con la dificultad de la retina para recibir imágenes correctamente enfocadas. Según la OMS, en el mundo existen 315 millones de personas con problemas refractivos no corregidos.

Otras complicaciones visuales son las denominadas oftalmopatías o enfermedades de los ojos, que a veces van asociadas a otras afecciones el organismo. Nos referimos a la retinopatía diabética, el glaucoma, la retinosis pigmentaria, la miopía magna o el DMAE. Por último están las alternaciones propias de los procesos de envejecimiento, como la conocida “vista cansada” o presbicia.

Todas estas alteraciones visuales afectan directamente a la calidad de vida de los pacientes y requieren un tratamiento eficaz. El principio fundamental es la prevención y eso solo se consigue con revisiones oftalmológicas.

Digital de León