Inicio Curiosidades El Camino de Santiago, multitudinaria muestra de fe y devoción católica

El Camino de Santiago, multitudinaria muestra de fe y devoción católica

Durante más de 1.000 años, millones de peregrinos de todo el mundo han completado el Camino de Santiago como una muestra de fe y una experiencia única en la vida.

Se trata de la ruta más concurrida del viejo continente, que empieza en diversos puntos de la geografía europea y tiene como destino final la tumba del apóstol Santiago el Grande, situada en la catedral de Santiago de Compostela, en Galicia.

El peregrinaje es el más antiguo del mundo, a partir de que se descubriera la tumba del apóstol en el año 812. Desde entonces, los peregrinos llegan al lugar cada año tras realizar el recorrido a pie, en bicicleta, silla de ruedas o a caballo.

Son diversos los caminos disponibles para completar la ruta, pero los establecidos son: el Camino Francés (775 kilómetros), del Norte (815 km), primitivo (268 Km), inglés (155 km), portugués (119 km) y la Vía de la Plata, de 705 kilómetros.

Peregrinos del mundo

Cada año, más de 275.000 peregrinos son contabilizados ante la Oficina del Peregrino de Santiago de Compostela, lo que refleja el auge que sigue manteniendo la tradición en buena parte de Europa, e incluso en otros continentes.

Las nacionalidades que más concurren son la española, con un 50%, y le siguen visitantes de países como Alemania, Italia, Portugal, Estados Unidos, Francia, Irlanda y Reino Unido.

Las distancias a recorrer pueden variar dependiendo del lugar de partida. Algunos eligen otros caminos, e incluso hay peregrinos que llegan en vela. No se trata de una competición ni mucho menos. Nadie lleva un registro de los kilómetros recorridos o en cuántos días se finaliza.

La condición física de cada peregrino juega un papel fundamental. Muchos llegan solos, pero la mayoría prefieren realizar el recorrido en grupo para hacerlo más llevadero y entretenido.

Los motivos religiosos no son las únicas razones de la llegada de las personas al lugar. Hay quienes efectúan la travesía como una forma de aventura o como turismo, para conocer las costumbres de los pueblos que cruzan. La cantidad de kilómetros diarios a recorrer depende de cada persona, hay quien suma hasta 30 al día en bicicleta.

De hecho, la peregrinación está considerada como Patrimonio de la Humanidad y ya forma parte del calendario de actividades a realizar por los católicos de todo el mundo. Incluso hay páginas como https://santiagoways.com, en la que se pueden realizar reservas durante el desarrollo del camino rumbo a Santiago de Compostela.

Es decir, el portal se encarga de todos los detalles a la hora de realizar el Camino de Santiago. Eso incluye alojamiento en hoteles, casas rurales, hostales y pazos. El traslado del equipaje también está incluido, así como un teléfono de emergencia las 24 horas.

Unidos por la tradición

La tradición milenaria ha convertido a los peregrinos en una “familia” desde hace siglos, y su presencia es aceptada con amabilidad y simpatía por donde pasan.

Participar en la ruta es una experiencia libre de estrés, ansiedad o agresiones. Las relaciones entre los peregrinos se desarrollan en un ambiente favorable para tolerar las grandes distancias, ofrecer ayuda o recibirla en el caso de necesitarla.

Quienes lo recorren no tienen límite de edad. El Camino está abierto para todos los que deseen transitarlo. Lo único que se requiere para participar es tener una fuerte voluntad y el deseo de hacerlo.

Hay rutas como el camino desde Leon a Ponferrada que, según los especialistas del portal, tiene una ruta de 105 kilómetros que puede completarse en 6 días y 5 noches. El camino puede emprenderse en cualquier época del año.

Esta en particular se trata de la sección 6 del Camino Francés. Para solicitar más información, los peregrinos pueden consultar el portal para conocer tarifas, distancias y un poco de historia.

Quienes completan los últimos 100 kilómetros a pie o a caballo, o los últimos 200 en bicicleta, obtienen La Compostela, que es un certificado con el que se acredita la peregrinación a Santiago.

El documento es emitido por la Iglesia en reconocimiento a aquellos que han efectuado el recorrido por motivos religiosos o espirituales.

Otro símbolo, esta vez la Concha de Vieira, se utilizó durante muchos años como una acreditación de los peregrinos que llegaban a Santiago. Su comercialización estuvo prohibida fuera de la ciudad. Hoy en día, se ha convertido en un auténtico símbolo del Camino de Santiago.

Los últimos 100 kilómetros pueden completarse en 17 horas a pie o, lo que es lo mismo, en unos 125.000 pasos. Las visitas al sepulcro están permitidas entre las 7:00 y las 20:30, hora local.

Participar en el Camino de Santiago es una experiencia renovadora, cargada de fe y devoción. Quienes lo completan regresan a sus hogares con nuevas energías y con mil historias por contar.

Digital de León