Inicio Curiosidades El amor es bello, pero a veces se vuelve tóxico

El amor es bello, pero a veces se vuelve tóxico

El amor es bello, pero a veces se vuelve tóxico

El amor es uno de los sentimientos más hermosos y puros que una persona puede llegar a sentir. Amor hacia la familia, amor hacia los amigos, hacia la pareja… pero a veces, en la mayoría de las ocasiones cuando hablamos de relaciones de pareja, este sentimiento se torna tremendamente complicado y lo que creemos que es un cuento de hadas acaba convirtiéndose en una auténtica pesadilla.

En líneas generales, las relaciones de pareja son complicadas, de hecho de manera incomprensible hay parejas que realmente se llevan mal hasta límites de estar viviendo auténticas situaciones de estrés y ansiedad, pero no son capaces de afrontar el paso de terminar con la relación de pareja que tanto mal les está causando.

Esta situación se las conoce bajo el nombre de relación toxica en esta web puedes consultar más información:

Cómo saber si tu relación de pareja es una relación tóxica

Bajo este epíteto englobamos las relaciones de pareja tóxicas a todas aquellas en las que al menos un miembro de la relación tiene comportamientos y actitudes totalmente inapropiadas, llegando a vulnerar psicológicamente y emocionalmente a la otra persona en una relación abusiva. A lo largo de este artículo hablaremos de los signos de alarma que te pueden hacer sospechar que tu relación es tóxica, para que pienses con detenimiento si estás viviendo una relación de pareja sana o no.

En El Teu Espai, centro de psicología, encontrarás a grandes profesionales que ayudarán a superar este tipo de relaciones que te impiden crecer como persona y que te hunden cada día un poco más, robándote las fuerzas y las ganas de ser libre e independiente. Además, en El Teu Espai, encontrarás terapias para otro tipo de dolencias que están a la orden del día, como las terapias infantiles, terapias para adolescentes, psiquiatría, servicio de logopedia, asimismo podrás contar con su fabulosa escuela de padres.

Relaciones tóxicas: novios y novias que hacen la vida imposible

Volvemos al tema que nos ocupa, ese relacionado con las relaciones de pareja tóxicas, y es que aunque exista amor, hay amores que entran en dinámicas realmente peligrosas donde el maltrato psicológico está continuamente presente.

El mayor de los problemas es que, en muchas ocasiones, las personas que están involucradas en relaciones amorosas tóxicas no son capaces de darse cuenta por sí mismas de que están viviendo situaciones de abuso. El sentimiento de amor que sentimos hacia la persona nos hace perder el juicio y nuestra actitud es la de perdonar cualquier actitud de nuestra pareja aunque nos cause dolor. En estos casos, lo que ocurre es que la víctima se pasa el día intentando dar normalidad, justificando sin parar y sin necesidad real las actitudes negativas de su pareja.

Muchas veces los familiares y amigos intentan advertirles de la situación que están viviendo, que es completamente injusta, que están soportando cosas que no deberían, pero las víctimas siempre intentan quitar hierro al asunto e intentan disculpar las acciones de su pareja.

Algunas de las señales de alarma que pueden hacerte plantearte que estás viviendo una relación tóxica son que a tu pareja le moleste que pases tiempo con tus familiares o amigos, que investigue tus redes sociales, que pregunte constantemente acerca de tus horarios y a dónde vas o a dónde vienes… todas estas acciones de control sobre ti son claros indicios de que la otra persona es perjudicial para ti y que invade constantemente el territorio de lo plenamente personal e íntimo.

Otras acciones que delatan a las personas tóxicas son sus excesivos celos cuando hablas con el sexo opuesto o sus continuos chantajes para que hagas lo que él o ella quiere para que no se enfade.

En público, normalmente estas personas te hacen sentir inferior y con intimidaciones veladas acaban sintiendo verdadero pavor a hablar y expresar tus ideas libremente temiendo ser reprendido, además, es común en este tipo de personas el estar continuamente menospreciando tus valores y virtudes en lugar de sentirse orgullosos de ti y de lo que haces.

Otra reacción típica de las relaciones tóxicas que se produce con demasiada frecuencia es que cuando sucede una discusión, el abusador de la pareja insiste en recordar todos los errores del pasado de la pareja y echárselos en cara, además de culpabilizarte de cosas sin sentido, como problemas relacionados con el trabajo o con terceras personas ajenas a la pareja.

Dicho esto, debemos ser conscientes, no obstante, que todos absolutamente en algún momento de nuestra vida cometemos errores y podemos tener acciones aisladas de las que hemos mencionado, bien por un ataque de celos o por estar pasando alguna situación difícil que nos vuelve particularmente irascibles. Pero lo que no podemos consentir es que se vuelva algo habitual y que una relación de pareja, que debe ser hermosa y servir de apoyo para el crecimiento personal de ambos componentes, se vuelva una relación enfermiza que limita y coarta a alguno de sus componentes o a ambos.

Digital de León