Condenan a Sacyl a indemnizar a un paciente al que no se controló su tratamiento tras ser operado

sacyl

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha condenado a la Junta y a su aseguradora a indemnizar con 53.683 euros a L.A.R.A, que fue intervenido de cálculos en el uréter y recibió una «defectuosa asistencia sanitaria» y no se controló el tratamiento que se le aplicó.

La sentencia es firme según ha informado la Asociación ‘El defensor del paciente’ cuyo abogado, Santiago Díez, ha sido el encargado de llevar el caso del paciente ahora indemnizado.

El abogado ha explicado que tras ser intervenido, a su paciente se practicó un TAC y tras diversas pruebas se le dio de alta hospitalaria, pautando tratamiento corticoide y revisión al mes en consultas de urología.

La pauta de corticoides dada al paciente fue Dacortin 30mg, en «dosis de ataque» de 60 milígramos y «reducción progresiva a partir de los dos meses», pero dicha reducción «nunca tuvo lugar por parte del servicio de Urología», ha subrayado el abogado.

No se realizó seguimiento alguno del tratamiento corticoide, ha explicado Santiago Díez, quien ha precisado que no se le redujo la dosis, ni se aplicaron medidas de control de efectos adverso, «medidas que están protocolizadas, y que deben ser realizadas por cualquier servicio o especialidad que utiliza el tratamiento con corticoides».

Asimismo, según ha relatado, «no existió control del tratamiento en las consultas del servicio de urología, ni se informó al paciente de los posible efectos secundarios o complicaciones de dicho tratamiento».

No fue hasta abril de 2015 cuando su médico de familia empezó a reducir la dosis de corticoides «dada la lamentable situación en la que se encontraba el paciente» que había sufrido caída de piezas dentales y sufría nerviosismo, obesidad, osteoporosis, dolor muscular e insomnio.

En la sentencia, que es firme, se recoge que con un correcto control de la medicación «se hubieran evitado las graves limitaciones que hoy presenta el paciente».