Frank de la Jungla, cambia las sabanas del mundo por la Sierra de la Culebra en su último programa

frank-cuesta
Frank Cuesta

El leones Frank de la Jungla, ha visitado en su último programa de la serie “Wild Frank”, la Sierra de la Culebra y el Centro de Interpretación del Lobo Ibérico de Robledo en Sanabria, para ver con sus propios ojos la problemática de los ganaderos de la zona con los lobos que habitan en la región, causantes de varios ataques al ganado.

El programa comenzó con una visita al Centro, en donde uno de los responsables del lugar, le explica que si el número de especímenes sigue aumentando va a llegar un momento en el que “no cabrían más lobos en la Sierra de la Culebra”. A lo que también añadía que con este aumento “los ganaderos se van a ver en una situación de indefensión y se van a sentir acorralados”.

El biólogo del Centro y cuidador de los lobos en el lugar, Carlos Sanz le explica al presentador cómo se trabaja y de qué forma se muestra al lobo a los visitantes del Centro. Sanz reconoce que “queremos que vean el lobo de la forma más natural posible, pero a una distancia que en libertad seria imposible”. Frank asiste a cómo alimentan a los lobos así como a las explicaciones de las características y comportamientos de los animales.

Posteriormente, se traslada a dos explotaciones ganaderas, en la que uno de los propietarios le muestra el ataque de lobos a su ganado, que el ganadero ha archivado con fotos de los sucesos. En la segunda visita, la ganadera le explica las particularidades que tiene que acometer con los perros de pastoreo para que no sean víctimas de los lobos.

“Las administraciones no se están ocupando de esta problemática y hasta que los lobos no comiencen a atacar a las personas no van a reaccionar”. “Quieren arreglar la ganadería desde un despacho, pero hay que venir a la zona para verlo”, sentencia la ganadera al televisivo aventurero.

Su última visita es a la hija del estudioso Félix Rodríguez de la Fuente, Odile. Ella cuenta la trayectoria de su padre, de como promovió el amor por la naturaleza y su pasión por los lobos.

Hacia la mitad del programa, el herpetólogo regresa a la provincia de Zamora para atender la llamada de Toñin Alonso, un ganadero de Cabañas de Sayago que le reclama en su granja porque acaba de sufrir un ataque de lobo. El zamorano le explica que han matado a un ternero, algo habitual en la zona.

Para consultar el otro lado de la problemática, es decir, los detractores de la caza del lobo como método del control. El leonés se desplaza hasta la capital de España para reunirse con los responsables del ‘Observatorio del Lobo’, que dan al presentador una visión bien distinta de lo recogido en Zamora.

El programa pone fin dando la oportunidad a Frank Cuesta logrando ver en plena Sierra de la Culebra un ejemplar de lobo ibérico en completa libertad. Un hecho muy insólito y que el propio presentador celebra posteriormente asombrado.