Inicio Castilla y León Denuncia a sus primas por traerla engañada a España para prostituirse

Denuncia a sus primas por traerla engañada a España para prostituirse

La primera de ambas expuesta a una pena de once años y tres meses y la segunda a ocho años por delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

La joven de origen dominicano que en 2015 denunció a sus dos primas por traerla engañada desde su país de origen y una vez en España obligarla a prostituirse en un club de carretera en Tordesillas (Valladolid) hasta que pagara la deuda del viaje.

Hoy ha rectificado, punto por punto, su testimonio incriminatorio en el que ha referido, además, el continuo control sufrido y las amenazas de muerte de las que fue víctima para que no contara nada de su situación.

La denunciante, en el marco del juicio que a partir del miércoles sentará en el banquillo de la Audiencia de Valladolid a sus primas, la primera de ambas expuesta a una pena de once años y tres meses y la segunda a ocho años por delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, ha testificado este lunes, como prueba anticipada, para relatar la pesadilla vivida a primeros de 2015 cuando se propuso dejar su país de origen, República Dominicana, con el fin de labrarse un nuevo futuro en España y huir al mismo tiempo de los malos tratos de su pareja.

Ante ello, la mujer mantiene que llegó a pagar un total de 8.150 euros a su prima Marcia, sin contar los otros 3.150 que abonó en tres viajes efectuados a la estación de autobuses de Méndez Álvaro, en Madrid, siguiendo las instrucciones recibidas por teléfono de un hombre que le amenazó con matar a su madre y su hijo si no se plegaba a sus exisgencias.

La joven no acudió antes a la policía ante el clima de miedo que soportaba y el férreo control sufrido y explica que tampoco ninguna otra mujer del club estaba dispuesta a ayudarle, ya que “allí nadie te echa una mano porque no quieren meterse en problemas”, hasta que un día una joven colombiana le aconsejó que se pusiera en contacto con un tal Carlos, perteneciente al Servicio de Extranjería, y así lo hizo.

Tras la denuncia, prestada el 5 de noviembre de 2015, la testigo refiere incluso el encuentro que tuvo con Marcia en la estación de autobuses de Valladolid y las nuevas amenazas de ésta para que le firmara un papel cuyo contenido desconoce porque no lo llegó a firmar. “Logré subirme el autobús y comprobé entonces que me seguía en un coche para averiguar mi nuevo domicilio”, recuerda la víctima, quien apunta que en un momento dado logró apearse del bus y dar esquinazo a su perseguidora.