Inicio Economía ¡Hacienda quiere multarme! ¿Qué puedo hacer?

¡Hacienda quiere multarme! ¿Qué puedo hacer?

hacienda quiere multarme

Ante una comprobación tributaria para verificar algún hecho o corregir una declaración, normalmente los contribuyentes sienten una cierta preocupación. Rápidamente se piensa que Hacienda tiene todas las de ganar.

No obstante, si se tiene conocimientos fiscales suficientes, o se busca la ayuda de un profesional, las probabilidades de solucionar exitosamente este contratiempo se incrementan en un 50%.

Todo comienza con ese temible papel…

El procedimiento suele iniciarse con una notificación de Hacienda, en la cual se puede por ejemplo solicitar una serie de documentos al contribuyente, a fin de comprobar un hecho. También es posible que se ponga en conocimiento de este que su declaración contiene algún error, informando acerca del mismo.

Una vez que se recibe la notificación, se dispone de diez días hábiles, incluidos los sábados, para hacer las alegaciones que se consideren necesarias. No se trata de alegar a toda costa, aun cuando no haya posibilidades porque quede patente que la Agencia Tributaria tiene razón.

Lo aconsejable es intentarlo, pero siempre y cuando haya fundamento para ello, ya que si no sería tan solo una pérdida de tiempo. Además, los intereses continúan corriendo, algo que hay que tener especialmente presente.

¿Cuándo procede el recurso de reposición?

Si, a la vista de las alegaciones hechas, Hacienda estima que dispone de la documentación necesaria, esta administración dicta su propuesta de resolución. El contribuyente puede aceptarla o no, pero en caso de no aceptar, tendrá que recurrir la resolución, sea mediante un recurso de reposición o pasando directamente a presentar un recurso económico administrativo. En todo caso, se dispone de un mes, y hay que estudiar bien la cuestión ya que, si se decide dar este paso, ya no será posible acogerse al 30% de la reducción por aceptación de la sanción.

Si se acepta la liquidación propuesta por Hacienda, a la que precede la sanción correspondiente, se aplicará además de la reducción antes mencionada, un 25% en concepto de pronto pago. Cuando se presenta un recurso de reposición, Hacienda debe responder en un plazo de treinta días. De no hacerlo, se entienden desestimadas las pretensiones.

¿Recurso de reposición o reclamación económico administrativa?

Para decidir si interponer un recurso de reposición o una reclamación económico administrativa, hay que estudiar las posibilidades de ganar. Cuando hay pocas probabilidades, o nulas, es mejor ahorrarse el recurso de reposición y optar directamente por la reclamación económico administrativa.

Si se decide interponer dicha reclamación económico administrativa, hay que dirigir la misma al TEAR de la Comunidad Autónoma correspondiente. De esta forma se pone fin a la vía administrativa, siempre que la cantidad no sea superior a 18.000 euros. En este caso es posible dirigirse también al TEAR mediante recurso de alzada.

Finalmente cabe destacar que, en más del 50% de las ocasiones, los contribuyentes consiguen eliminar o disminuir la deuda, por lo cual siempre es una buena idea intentar recurrir siempre que haya al menos alguna posibilidad. Conviene recordar, tal como se indicó al principio que, en caso de tener problemas un año, los funcionarios de Hacienda deben revisar todos los ejercicios impositivos no prescritos del mismo contribuyente.

Digital de León