Picos de Europa recibirá otros cinco quebrantahuesos

Los cinco polluelos que se soltarán durante este mes de mayo se trasladarán esta semana al parque nacional de Ordesa para favorecer su aclimatación al entorno natural.

Otros cinco pollos de quebrantahuesos nacidos en Aragón serán soltados en los Picos de Europa este mes de mayo. La introducción de ejemplares aragoneses comenzó en el año 2010 y gracias a ella se mantiene en la zona una población estable de unos trece buitres, aunque todavía no se ha logrado que tengan autonomía reproductiva.

Los cinco polluelos que se soltarán el próximo mes se trasladarán esta semana al parque nacional de Ordesa para favorecer su aclimatación al entorno natural. Hasta ahora han sido criados por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) tras su incubación artificial en el Centro de Cría y Rescate del Quebrantahuesos, ubicado en Pastriz y dependiente de la DGA.

El Quebrantahuesos

Su nombre científico Gypaetus barbatus hace alusión a su aspecto corporal (del griego «Gyps»: buitre y «aetos»: águila y del latín «barbatus» debido a la barba que sobresale bajo su pico). Posee ojos rodeados de un anillo esclerótilo de color rojo, que resalta más cuando el ejemplar se muestra más agresivo o nervioso. Desde los ojos se extiende un antifaz negro hasta la base del pico, donde aparecen unas filoplumas (barbas). En la parte superior de la cabeza poseen unas plumas negras que forman un capirote. La cola tiene forma de cuña o rombo y los tarsos están cubiertos de plumas. Atraviesa diferentes tipos de plumaje en función de la edad (joven, subadulto y adulto). Poseen el mismo color para ambos sexos, en el caso de los adultos de color naranja debido a la costumbre que tiene de teñir su plumaje con barro.

SEGUIMIENTO DE EJEMPLARES

Fracaso de la primera Unidad Reproductora de la especie en Picos de Europa

Tras ser detectada en enero la primera Unidad Reproductora de Quebrantahuesos en el Parque Nacional de los Picos de Europa desde mediados del siglo pasado, se procedió a monitorizar de manera detallada su evolución por un equipo formado por especialistas de la FCQ y la guardería del Parque Nacional, constatándose que todo el proceso de incubación se produjo de manera regular. Aún así, la probabilidad del fracaso era muy alta, un hecho habitual en parejas inexpertas. En el Pirineo, la edad media de la primera reproducción exitosa en los Pirineos alrededor de los 11 años.

Llegando ya la fecha prevista de eclosión del huevo, los técnicos observaron primero movimientos irregulares y luego el abandono del nido, organizándose entonces un operativo para poder acceder al mismo y proceder al rescate de los restos de la puesta.

Los trabajos se realizaron el día 16 de marzo, gracias a la coordinación entre la Dirección General de Recursos Naturales del Principado de Asturias y las autoridades del Parque Nacional Picos de Europa, quienes a través de la Delegación del Gobierno lograron la asistencia de especialistas del Grupo de Montaña de la Guardia Civil de Cangas de Onís y la Unidad de Helicópteros de Asturias, consiguiéndose recuperar una huevo entero y restos de un segundo.

El nido se encontraba en una situación expuesta y sin bóveda que lo protegiese de las malas condiciones climatológicas, lo que facilitaba el encharcamiento de la cubeta de incubación, observándose grandes cortinas de agua sobre los miembros de la pareja cuando permanecían en el nido incubando, haciendo este proceso inviable. Los restos recogidos se enviaron para su necropsia al equipo de veterinarios forenses especializados en rapaces del IREC/CSIC, quienes se encargan también de estos análisis en la cordillera pirenaica.

Movimientos de los ejemplares liberados

Durante el mes de marzo ‘Cares’ y ‘Jana’ han mostrado movimientos significativos, realizando desplazamientos por la vertiente sur de la cordillera cantábrica, Montes de León y norte de Palencia. Este comportamiento ya se había observado en otros ejemplares liberados en años anteriores en Picos de Europa, y suele darse en primavera. Se trata de desplazamientos exploratorios de uno o dos días de duración, en los que realizan largos itinerarios para luego regresar a las zonas habituales de campeo. Los movimientos hacia el parque de Redes a través del valle de Angón son también un itinerario frecuentemente seleccionado por varios de los quebrantahuesos liberados.

El ejemplar ‘Esperanza’ parece haberse instalado en la zona más oriental de los Picos de Europa. Y ‘Quebrantina’ lleva unos meses instalada en la vertiente Sur de los picos de Europa donde se la ha observado en varias ocasiones volando con ‘Atilano’.

‘Julia’ se desplaza habitualmente por la Sierra prelitoral del Cuera.

‘Escudero’ es el ejemplar más joven de los liberados en 2016; se mueve por los puertos de Onís y Cangas de Onís, y ha sido visto en el comedero del Mirador de la Reina, pasando también temporadas en la Sierra prelitoral del Cuera

La fidelidad de las aves liberadas a la zona de suelta y entorno el Parque Nacional es uno de los primeros resultados que esperaba este proyecto, ya que de esta manera se inicia el deseado núcleo fundador de aves potencialmente reproductoras que actuaran a su vez como colectoras de los quebrantahuesos procedentes de pirineos y que todos los años llegan por sus propios medios.