Inicio León Cuando se empedró la Plaza del Grano

Cuando se empedró la Plaza del Grano

La popular plaza leonesa, actualmente en proceso de profunda remodelación, fue empedrada por primera vez en el año 1789, como así lo atestiguan interesantes documentos del Archivo Municipal.

La reforma de la Plaza del Grano – actualmente en proceso – ha suscitado desde el primer momento gran polémica entre muchos leoneses, temerosos de que se altere la originalidad de un rincón tan típico de la ciudad, quizá el último. Desde hace tiempo, se han venido haciendo varias conjeturas acerca de la antigüedad de ese empedrado, retrotrayéndola algunos incluso hasta el siglo XVI. Nada más lejos de la realidad, puesto que documentos del Archivo Municipal han revelado que la plaza se pavimentó con cantos rodados en el verano de 1789.

La plaza del Grano recibe su nombre de los mercados de cereales que en ella tenían lugar. En el siglo XVIII presentaba un aspecto distinto al actual, ya que carecía por completo de cualquier empedrado o pavimento, estando la mayor parte del año cubierto su suelo de barro y de excrementos de animales. La oleada reformista que trajo el despotismo ilustrado a España, tuvo mucho que ver en la transformación de este enclave de la ciudad.

En primer lugar, conforme se renovaba la red de abastecimiento de agua de la ciudad, se levantó en 1789 una hermosa fuente pública en el centro de la plaza, magnífica obra escultórica de D. Félix Cusac. Se representa en ella una columna abrazada por dos angelotes, convertidos en alegorías de los ríos Bernesga y Torío que rodean la antigua capital de provincia. Según parece – a tenor de los nuevos documentos hallados – se aprovechó la construcción de la fuente para empedrar la totalidad de la plaza con cantos rodados. Esta clase de obras eran impulsadas desde el ayuntamiento, siguiendo la corriente borbónica para embellecer y sanear las ciudades españolas. Los trabajos de empedrado obligaron a trasladar provisionalmente la celebración de los mercados a la próxima zona de Santa Ana.

En definitiva, el empedrado original de la Plaza del Grano se colocó en 1789, al mismo tiempo que gran parte del vecindario pasaba hambre, a consecuencia de las malas cosechas del año anterior y de la escasez de grano. Así mismo, aquellos días tan difíciles para los leoneses, también fueron los de las celebraciones y actos solemnes de proclamación del nuevo monarca, Carlos IV.

Guillermo Carrizo Valcarce