Inicio León Diputación cancela su deuda y elimina los símbolos franquistas

Diputación cancela su deuda y elimina los símbolos franquistas

Satisfacción plena en el Partido Popular, dudas en el resto de los partidos al terminar el Pleno celebrado esta mañana en el Palacio de los Guzmanes. El Pleno tomó dos a cuerdos históricos: la amortización de la deuda, contabilizado en unos 32 millones de euros y la eliminación de todos los símbolos franquistas en la institución, dando así cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica.

La amortización de la deuda, que se complementará al inicio del próximo año, permitirá a la Diputación disponer de más de 11,5 millones de euros en 2018 para realizar inversiones productivas. Los partidos de la oposición se felicitaron por ello, pero insistieron en que esos 11,5 millones de euros se destinen a planes imaginativos de inversión y a reequilibrar las desigualdades entre comarcas de la provincia. Sólo IU se abstuvo al considerar que la inversión estaba por encima de la amortización de la deuda.

Donde sí hubo unanimidad fue en la eliminación de los símbolos franquistas y de todos los acuerdos que durante la dictadura franquista se tomaron para reconocer o premiar a líderes franquistas, entre ellos al mismo Franco. Diputación cumple, al fin, con la Ley de Memoria Histórica.

La intervención del portavoz de UPL, Matías Llorente, fue más allá y pidió que se investigase el paradero de un manuscrito único sobre la pesca de la trucha que en su día se regaló a Franco, con el fin de tramitar su devolución. En este sentido, Llorente se dejó llevar por su alegría al asegurar que “cuando el dictador murió, quien le sucedió voló”, en alusión a Carrero Blanco, frase que concitó murmullos, pero ninguna reacción.

BOMBEROS

El tercer gran tema abordado esta mañana en el Pleno de la Diputación fue la aprobación definitiva del proyecto para construir seis parques de bomberos comarcales en la provincia, con una inversión global de 8 millones de euros y un coste anual de mantenimiento de otros cinco millones.

Toda la oposición coincidió en que al PP le había faltado desde el inicio en 2016  voluntad de diálogo y que, al final, terminaba imponiendo “el rodillo” de la mayoría absoluta. El proyecto contó con el apoyo de PP y Ciudadanos; la abstención de UPL y Bierzo; y la negativa de PSOE e IU. Toda la oposición coincidió en criticar al PP por “no haber escuchado a nadie”

Entre las críticas que la bancada del PP tuvo que escuchar, personificas en el vicepresidente Ángel Calvo, quien ha liderado este proyecto, destacar que no se haya tenido en cuenta ni una sola de las alegaciones importantes a la ubicación de los parques comarcales y, sobre todo, que el proyecto salga adelante sin haber cerrado los necesarios acuerdos con los ayuntamientos de León y Ponferrada. En este sentido, el diputado berciano, Pedro Muñoz, puso el dedo en la llaga al asegurar que si no se llega un acuerdo con esos dos grandes ayuntamientos, habría que replantear todo el proyecto.

Tanto Ángel Calvo como el presidente de la Diputación, Martínez Majo, rebajaron la peligrosidad de esta advertencia, asegurando que habrá al final acuerdos con León y Ponferrada, curiosamente ayuntamientos gobernados por el PP. Por eso Muñoz puso en evidencia la “incapacidad del PP de la Diputación de llegar a acuerdos con su propio partido en esos dos ayuntamientos”.

Matías LLorente, de UPL, también sembró las dudas sobre una de las ubicaciones, concretamente la del pueblo de Celada, donde se ha cedido una parcela de una urbanización privada. Llorente calificó este hecho de “pelotazo urbanístico”.

GERSUL

Y para cerrar el Pleno, de nuevo el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Fernández, volvió a insistir en que el consorcio Gersul, que trata la basura de toda la provincia, puede estallar en cualquier momento y recordó que nadie estaba cumpliendo la Ley al no haberse adaptado aún los Estatutos conforme a las nuevas normas nacionales. Ciudadanos volvió a pedir la dimisión de Ángel Calvo como presidente de Gersul.