Inicio Actualidad Disfraces ‘low cost’ e intercambiados para un Carnaval más sostenible

Disfraces ‘low cost’ e intercambiados para un Carnaval más sostenible

La mayoría de los disfraces son adquiridos en grandes comercios de los polígonos, en busca del más barato y a granel para grupos de amigos, sobre todo universitarios que después lo aprovechan para sus fiestas de facultad. Mercadillos donde cambiar unos por otros, la última moda.

Todos los años, al llegar el Carnaval, quienes gustan de disfrazarse siempre se preguntan qué ponerse para llamar la atención. Las prisas de una sociedad cada vez más acelerada y el presupuesto fomentan una práctica cada vez más común, convirtiendo al antruejo en una fiesta ‘low cost’.

Aún quedan los padres que optan por elaborar a mano el disfraz de sus hijos, sobre todo para las fiestas de los colegios, donde cada vez se aboga más por materiales reciclables y evitando la compra de nuevos atuendos para fomentar el consumo responsable. Así surge también una de las últimas modas, el intercambio de disfraces a través de internet, ya sea por páginas especializadas o por redes sociales, ya sea por mercadillos de entidades sociales donde una persona entrega el disfraza que le sobra o ya no quiere y se lleva el que está buscando.

Pero lo que prima es la compra de atuendos en grandes comercios de los polígonos industriales a las afueras de Salamanca. Los denominados ‘megachinos’ (naves reconvertidas en tiendas regentadas por personas de origen asiático), donde poder encontrar cualquier disfraz por muy bajo precio y de forma rápida.

Disfraces baratos…y a granel. Porque muchos jóvenes se disfrazan en grupo para acudir a las distintas fiestas que se organizan, sobre todo en los locales de ocio nocturno. Pero también porque muchos universitarios después aprovechan estos atuendos para sus fiestas de facultad, donde es tradición durante los últimos años disfrazarse el día grande de las celebraciones patronales. El Carnaval también se adapta a los tiempos y las necesidades de la sociedad.