Inicio Actualidad Cuatro religiosos de Castilla y León acusados de abusos sexuales a estudiantes...

Cuatro religiosos de Castilla y León acusados de abusos sexuales a estudiantes en Chile

Contra el marista palentino, Abel Pérez, pesan 19 denuncias y otra ya prescrita contra Adolfo Fuentes, de San Cebrián de Campos.

Protestas Frente al colegio Maristes Sants-Les Corts tras las denuncias de abusos sexuales| EFE

Cuatro religiosos de Castilla y León están acusados de varios casos de pederastia y abuso a menores, por parte de estudiantes de los colegios Maristas en los que impartían clases en Chile.

Contra el palentino Abel Pérez, natural de Villabellaco de Santullán, de 70 años, pesan hasta 19 denuncias, de las que varias aún están vigentes y no habrían prescrito, según adelantó El Periódico en una información recogida por Diario Palentino.

Con este profesor de matemáticas es con quien habría estallado el escándalo de pederastia en los colegios Maristas de Chile. Todo ello, a raíz de las investigaciones que en 2016 hicieron saltar un caso similar en Barcelona.

Al parecer, la congregación Marista en Chile, donde el palentino llegó en el año 1966, estaba al corriente de los abusos del mencionado hermano desde 2010, cuando una familia comunicó a la dirección de la orden educativa que su hijo había sido agredido sexualmente por el hombre, quien confesó.

Ese año, la orden decidió apartarlo de la docencia a los 63 años y enviarlo a Perú, pero no informó de los casos a la justicia chilena. Sólo en agosto de 2017, tras la emisión de un reportaje que le acusaba directamente, los maristas hicieron que regresara de nuevo a Santiago de Chile, donde reside junto a los otros tres hermanos acusados de pederastia Jesús Castañeda, el también palentino Adolfo Fuentes y Armando Alegría.

Por su parte Fuentes nació en San Cebrián de Campos en 1943, y llegó al país andino en 1961, sobre él pesa una denuncia que ya ha prescrito porque la legislación chilena dispone que debe presentarse antes de que la víctima cumpla 23 años.

Los cuatro castellano leoneses acusados son de Valladolid, Palencia y Burgos, puesto que la sede de Juniorado Hispanoamericano con la que Maristas buscaba vocaciones para enviarlos a América Latina estaba en Valladolid -durante dos años, entre 1951 y 1953 en Palencia de forma provisional- y los reclutadores visitaban los pueblos cercanos.

Los maristas chilenos se han comprometido a investigar los últimos 50 años. Para ese fin se ha constituido la llamada Comisión para la Verdad, formada por un equipo de expertos en derechos humanos de origen externo, según la información recogida por Diario Palentino.