Si Rajoy se confundió de año y felicitó el año 2.016, el Príncipe de los Gitanos ha ido un paso más allá y felicitó, a través de un video que se ha viralizado en las redes sociales, el año 10.018 a todos “los gitanos y los que no lo son”, además de lanzar un reto a todo el mundo para que demostrasen que estaban bebiendo un vino mejor que el Albariño que él y sus parientes estaban disfrutando.