Inicio Actualidad Tabarnia, la idea de crear una autonomía con Barcelona y Tarragona que...

Tabarnia, la idea de crear una autonomía con Barcelona y Tarragona que triunfa en las redes sociales

La iniciativa Tabarnia, que emplea argumentos similares a los que utilizan los soberanistas para defender el derecho de Cataluña a separarse de España, había permanecido hasta el momento lejos del foco mediático pero, medio en broma medio en serio, ha resurgido con fuerza en las redes sociales en las últimas horas hasta llegar a ser "trending topic" en Twitter, aglutinando 648.000 mensajes en la red social.

Tabarnia

Una iniciativa para que varias comarcas de Barcelona y Tarragona donde menos peso tiene el independentismo se separen de Cataluña para crear la nueva comunidad autónoma de Tabarnia triunfa en las redes sociales, donde ha sido objeto de firmes adhesiones, críticas irónicas y hasta análisis demoscópicos.

Tabarnia es un concepto lanzado hace tiempo por la plataforma “Barcelona is not Catalonia” con el objetivo, según figura en su web, de crear una “opción política que pretende englobar las zonas cosmopolitas, abiertas, bilingües y prósperas de Tarragona Barcelona en una nueva comunidad autónoma independiente de la Generalitat”.

La iniciativa, que emplea argumentos similares a los que utilizan los soberanistas para defender el derecho de Cataluña a separarse de España, había permanecido hasta el momento lejos del foco mediático pero, medio en broma medio en serio, ha resurgido con fuerza en las redes sociales en las últimas horas hasta llegar a ser “trending topic” en Twitter, aglutinando 648.000 mensajes en la red social, según los promotores.

La eclosión de la idea se produce poco después de las elecciones catalanas del pasado 21 de diciembre, en las que el independentismo revalidó la mayoría absoluta pero Ciudadanos fue el partido más votado, sobre todo en las zonas que formarían parte esta nueva región autónoma.

La hipotética comunidad incluye las áreas metropolitanas de las provincias de Barcelona y Tarragona, un territorio conformado por las comarcas de Tarragonès, Baix Penedès, Alt Penedès, Garraf, Baix Llobregat, Barcelonès, Vallès Occidental, Vallès Oriental y Maresme, que se librarían así de la “Cataluña rural y subvencionada” donde predomina el voto independentista que, según denuncian los promotores de Tabarnia, vale “el doble que el de un barcelonés”.

La plataforma Barcelona is not Catalonia, que nació en 2012 antes de que algunos de sus miembros pasaran a Societat Civil Catalana, ha creado también una bandera para “Tabarnia” -una mezcla entre las insignias de Tarragona y Barcelona- y reclama “un referéndum vinculante de autonomía con todas las garantías” sobre la separación de esta hipotética región.

Diversos dirigentes de Ciudadanos se ha hecho eco en las redes de la iniciativa, entre ellos la ganadora de las elecciones catalanas, Inés Arrimadas, quien ha escrito que Tabarnia “es una ocurrencia que pone al independentismo ante el espejo de sus propias contradicciones y de la fragilidad de sus argumentos”, al tiempo que ha señalado que algunos soberanistas se han puesto “nerviosos” con ella.

También el líder de Cs, Albert Rivera, se ha referido en Twitter a esta cuestión al señalar que “si los nacionalistas alegan el inexistente derecho a dividir, cualquiera puede hacerlo”, para concluir afirmando: “Prefiero diversidad y unión”.

Algunas voces independentistas han criticado que se intente crear conceptos falsos para tratar de dividir a Cataluña, mientras que el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián ha hecho una analogía con un lema franquista: “Tabarnia una, grande y libre”.

A través de la web Change.org, Fernando Almansa, concejal de Ciudadanos en Montcada (Barcelona), ha abierto una iniciativa para recoger firmas para llevar al Congreso de los Diputados la propuesta de convertir “Tabarnia” en una comunidad autónoma.

Fuentes de la formación naranja han señalado en todo caso que Almansa lo ha impulsado a título personal y han aseverado que tiene previsto retirar la propuesta de Change.org porque ve que no se ha entendido como una broma.