Inicio Actualidad Comienzan a regresar a sus puestos de origen parte de los guardias...

Comienzan a regresar a sus puestos de origen parte de los guardias civiles desplazados a Cataluña

La Guardia Civil ha comenzado a comunicar a parte de los agentes desplazados a Cataluña desde hace más de un mes su regreso a sus puestos de origen. Se trata de un fin de comisión, no de un descanso, por lo que se da por finalizado su cometido en esa comunidad autónoma. Esto supone que, en caso de necesidad, su regreso requeriría el nombramiento de una nueva comisión de servicio. En cualquier caso, cabe aclarar que el operativo en Cataluña sigue vigente, y que podría reforzarse de cara a las elecciones del 21 de diciembre.

AUGC celebra este inicio de la vuelta a la normalidad de compañeros que llevaban más de un mes fuera de sus lugares habituales de trabajo y residencia, alejados de sus familias y viviendo, en muchos casos, en condiciones deficientes.

Al mismo tiempo, felicita a los guardias civiles que han desempeñado sus funciones en Cataluña durante estas semanas, y recuerda que ha solicitado al Ministerio del Interior la concesión de la Orden del Mérito Civil a todos ellos. También reitera su solicitud de que todos estos trabajadores reciban cuanto antes todas las cantidades que se les adeudan por sus servicios.

Tampoco olvidamos que todavía siguen desplazados a Cataluña muchos guardias civiles, para los que AUGC seguirá reclamando la mejora de sus condiciones de vida durante el tiempo en que deban permanecer allí. AUGC también quiere volver a mostrar su apoyo a los guardias civiles destinados en Cataluña, que también han tenido que afrontar durante las últimas semanas situaciones de hostigamiento y desprecio.

Con más de 31.000 afiliados, AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).