“A vosotros os hacemos caso y os respetamos. A ellos no, porque han venido en contra nuestra”. Se lo decía, aunque parezca imposible, un gitano a un Guardia Civil. A la Benemérita sí la iban a respetar, pero no a los Mossos d’Esquadra, que pretendían detenerles por haber roto las urnas del referéndum en un colegio de Gerona.

El dispositivo de Benemérita y Policía Nacional ha evitado esta detención, por lo que los gitanos se han posicionado enseguida con quien tradicionalmente ha sido su némesis. El referéndum catalán ha conseguido lo nunca visto: Guardia civiles defendiendo a gitanos y viceversa.